martes, 16 de octubre de 2007

Complejos / MAYO


Hola, muy buenas.

Tengo un problema. Y ese problema lleva el nombre de complejo. O, en mi caso, complejos. Porque sí, tengo muchos complejos. Sé que, para empezar, los complejos son una estupidez. Sí porque, en realidad, los complejos no son más que rasgos (físicos o morales, aunque normalmente son lo primero) que no encajan en los modelos impuestos en nuestra sociedad actual. Creo que es una buena definición (al menos para mi estado de ánimo actual). Voy a enfatizarla:

Complejo: 1. Dícese del rasgo tanto físico como moral que dista del modelo ideal implantado por la sociedad por no cumplir una serie de características requeridas según grupos culturales diversos. 2. Sentimiento de inferioridad, tristeza, frustración, enfado o fanatismo adquirido en la adolescencia por un individuo que se cree peor que los demás sólo por tener un rasgo diferente, que no peor, que los rasgos habituales de su entorno.

Una buena mierda, eso es lo que es. ¡Ay, los complejos...! Yo, para empezar, así a lo tonto a lo tonto, llevo sufriendo 3 desde hace varios años, y desde hace poco se me han ido inculcando 3 más. Es decir, en total 6 complejos (y porque prefiero no buscar más). ¡Nada más ni nada menos que 6 cochinos complejos! Eso es mucho, la verdad. Una persona no puede ser feliz con 6 complejos. Yo no puedo ser feliz con 6 complejos. Es que... ¡son 6 complejos! Vamos, que tengo complejo de acomplejada.

Además, lo más fuerte de todo esto es que no tengo los mismos complejos de mis amigas. Una va y dice, "tengo complejo porque soy bajita". Y la de al lado responde: "pues yo tengo compleja de alta". Y en seguida otra dice: "yo tengo complejo de plana"; y la de enfrente replica: "pues mi culo es enorme..." Y, con estos cuatro complejos mencionados, empiezan a escucharse las voces del resto de mis amigas a coro: "y yo, y yo, y yo..." Claro que siempre hay alguna que suma el típico: "me veo gorda", pero en seguida es acallado por el también típico: "¡¿Y entonces yo que soy, una vaca?!"
Lo guay de esto es que ninguna de las dos pesa más de 60 kilos. A lo que yo pienso: gordas no, gordísimas...

Mi problema, en cambio, es que no tengo ninguno de los complejos que son, digamos, comunes entre las chicas. No. Es que, encima de tener complejos, tienen que ser diferentes, no podían ser igual que todos los demás, no, tienen que dar la nota. Para empezar, mi nariz es enooorme (puede que yo exagere el tamaño, pero no deja de ser grande). Es super aguileña, y la odio. Es mi complejo más antiguo, el más ancestral. Seguidamente después, va el de mi espalda. Iba yo tan feliz por la vida, en la inopia de tal defecto, cuando, de repente, una amiga ("amiga" ¬¬) mía va y me suelta una mañana primaveral, hace unos años... "Oye, tú tienes espalda de nadadora, ¿no?" Desde entoces, mi espalda es mi peor enemiga. Porque, aunque también la exagero (bueno, qué coño, no exagero nada) sigue siendo anchísima y gigantesca. Odiosamente colosal. Incluso con objetividad la veo grande. Toooodas las espaldas de toooodas mis amigas y de tooodas las chicas de mi pueblo (u casi todas) son envidiablemente delicadas y femeninas, todas, menos la mía, que parece un armario. Además, por culpa de eso, hay mucha ropa que no me favorece, como casi todas las camisetas de manga corta normales y corrientes. Y, qué quereis que os diga, me jode mucho. Mucho no, muchísimo.

Más cosas... (si tengo para parar un tren...) Ah, sí, mis orejas de soplillo, mis pies amasculinados (son iguales que los de mi padre, feos, flacuchos y huesudos), mis ojos (creía que eran bonitos, ¡ja!) saltones, mis dientes torcidos, mi cara cuadrada, mi melena indomable... tse, por complejos que no sea. Si dieran dinero yo sería multimillonaria.

No sé cómo os sentiréis al leer esto, pero yo, conforme voy escribiendo, me voy hundiendo más y más, y mi autoestima va cayendo en picado, y eso que he empezado esta entrada para ver si me animaba un poco. Va, lo intentaré.

Otro de mis defectos es la tripa. No lo denomino complejo (a pesar de que me toca mucho los huevos) más que nada porque arriba me he jactado (u quejado) de no tener ningún complejo en común con el resto de la humana humanidad. Tooodas mis amigas se quejan de la tripa, incluso aquellas que no tienen (sí, la casi top model de la panda empieza a quejarse de su enorme barrigón de preñada a la vez que señala con un dedo el vacío -su tripa-, mientras que tú te cojes fuertemente las manos por detrás para no azotarla, ¿a quién no le ha pasado?). Por lo tanto, aunque sí que puede pasarse a llamar complejo, yo lo llamo defecto, más que nada porque tiene solución, aunque yo no la he encontrado todavía. Unos buenos abdominales cada día dicen que funciona, y he llegado a estar muy viciada a los abdominales durante algunas etapas de mi vida como para volverme a poner, pero a mí lo que se dice funcionar del todo... como que no. Sin embargo, guardo la esperanza de que algún día funcionará. De ilusiones también se vive.

Por tanto, finalizo con esto mi larga retahíla de complejos, dejándoos la idea de que os está escribiendo un ripio cardado, pero un ripio simpático, al fin y al cabo. También me disculpo por el lenguaje desinhibido de hoy (mi humor no daba para menos) y prometo contenerme futuros insultos en el, pues eso, futuro, ya que esto se supone que es un blog fino y enriquecedor (aunque vacío, porque por aquí no pasa ni Dios) para todos los públicos.

Además, añadir que complejos los tenemos todos, y creo que tenerlos yo también me hace sentirme más unida a la gente que si no los tuviera, porque mira que es raro eso, y que si alguien se siente igual de plof que yo hoy, que lea esto y se anime un rato, hombre, que seguro que no es pa tanto.

Así que, dejándoos con una bonita imagen de Liv Tyler, que es una chica pro-belleza natural, pro-curvas y anti-ideales estéticos esqueléticos, dejo ya de daros la vara y me despido por hoy.

Besazzos,

Luli

3 comentarios:

Joseph dijo...

Sin ánimo de exhaustividad, amiga Luli, comentaré algunos de tus complejos. Se que me estoy metiendo en un tema delicado y que puedo salir trasquilado, pero creo que mereces que me arriesgue.
La nariz: es bastante común, perdona que te diga. Tengo una prima que le pasaba lo mismo. Supe que se había operado la nariz, pero tardé años en verla...No la reconocí. Es más, su rostro y su nariz, que siempre habían sido graciosos, con chispa, me parecieron de lo más vulgar y estereotipados. Piénsalo, tu nariz es tu personalidad (además de por donde respiras).
La espalda: yo soy nadador, estoy acostumbrado a mirar y admirar espaldas de nadadoras...y me resultan atractivas (siempre y cuando esten proporcionadas).
Orejas: fácil de disimular con una melena larga.
Tripa:Je,je,abdominales ad infinitum y menos cerveza..(uuh)
;-)
No sigo. No me crucifiques, please. Lo digo con buena intención.
Hasta pronto!

la friki dijo...

estoy deacuerdo con Joseph, tu cuerpo eres tú: tu nariz es por donde respiras, y no creo que tengas ganas de quitartela, y, si te operas, te vas a quedar mu vulgar, piénsalo, así eres original, no???
lo mismo digo de las orejas.
y la espalda....que carrera estás haciendo??? puede ser que lo mejor seas nadadora, si, aunque no se si te atrae la idea
la barriga...abdominales.

Luli dijo...

Ay los complejos... qué se le va a hacer. Una los nota más u menos dependiendo del día, se ve que ese estuve bastante susceptible... fue después de hojear una GLAMOUR, creo que se nota un poco.

Es que tanta modelo afecta a la cocotera. Ahora ya estoy bien, gracias, bueno, dependiendo del día.

Pero qué digo. Normalmente estoy como una cabra.

Gracias a los dos :P

Bszzs