domingo, 1 de marzo de 2009

Preparando un finde




Queridos lulilectores...


Hoy, día uno de marzo, toca hacer balance del pasado mes y renovar los propósitos.


Los de febrero los he cumplido a medias, igual como pasó en enero, me estoy dando cuenta de que es más difícil de lo que me pensaba. Aunque, fíjate, esta vez ha sido al revés, me ha sido más sencillo controlar mi genio que ducharme con el guante de crin, cada vez me daba más pereza... siempre he encontrado alguna excusa: que si me he pintado las uñas y con el guante se me estropearán, que si por la mañana no me apetece... en fin. A pesar de ello, he estado siguiendo cierta rutina (he seguido con los rituales mañaneros de la cara), lo cual me ha concedido cierta estabilidad.


Febrero ha sido un mes extraño: muy frenético y desordenado. Se me han juntado varias cosas que me impedían seguir un ritmo habitual, puede decirse que ha sido como un período de adaptación que, por desgracia, no creo que haya terminado porque ahora en marzo son las fallas y no habrá calma que valga. A principios todavía estaba de exámenes, y después tuve que aprenderme un nuevo horario que no me acaba de gustar. Todas las semanas he estado de fiesta por alguna razón u otra (la cena de finales de exámenes, Requena, otra vez de discoteca...); de hecho, este ha sido el primer fin de semana que me he quedado en casa, pero en casa de verdad, sin moverme del sofá y consumiendo una película tras otra.


Además, me ha dado que pensar. He estado filosofando bastante sobre el sentido de mi vida, de la existencia en general, del por qué de las cosas. Quizá me anime algún día y divague aquí sobre ello. También he escrito muy poco en mi diario (mi otro diario, el de papel) y, sobre todo, he estado triste por culpa de... bueno, ya sabéis quién. Me da mucha rabia, me deprime y me desespera al mismo tiempo. Encima, me ha bajado la regla, supongo que eso contribuye bastante a mi malhumor.


En estos momentos sólo me animan los planes que tengo para el fin de semana que viene: me voy a Torrevieja con algunos compañeros de clase los días 6, 7 y 8. La idea, en un principio, era salir de la Comunidad Valenciana, pero como nos salía muy caro decidimos en última instancia decantarnos por el concierto que hará Kate Ryan en Pachá el sábado por la noche, y quedarnos a dormir en un aparthotel. Pero lo que cuenta es en realidad pasar un rato agradable entre amigos y ver un poco de mundo, despejarnos de nuestras preocupaciones.


Y... contado esto, sólo me queda publicar los nuevos propósitos, esta vez serán fáciles para no tener excusa alguna en abril a la hora de haberlos cumplido.


*CUERPO*


LAVARME LOS DIENTES TRES VECES AL DÍA EN LUGAR DE DOS


*MENTE*


LEVANTARME CADA DÍA CON UNA SONRISA PINTADA EN LA CARA


Besazzos,


*Luli*

2 comentarios:

Teresa dijo...

Aja! Yo estaré en el pueblo de al lado (es decir, al lado de Toreevieja, bueno, al lado de La Mata que es de Torrevieja xD)!!

Que te lo pases muy bien y que sigas cumpliendo tus propósitos!

Bss

abre los ojos dijo...

Levantarte todo los días con una sonrisa en la cara es algo MUUUUUY dificil, te deseo toda la suerte del mundo.